23 de junio de 2020

La gallina loca y sus pollos

Hace unos años ya tejí una de estas gallinas locas de Destraperlo para Dani. Por accidente esta gallina pasó a mejor vida, él quedó compungido, y ha estado desde entonces pidiéndome que le hiciera otra.

Por fin encontré el momento para tejerla, y ¡aquí la tenéis!


Imagino que habrá hermanos en el mundo que no sean envidiosillos. Desgraciadamente no es mi caso. Mis hijos son la perfecta personificación del culo veo, culo quiero ;) y por supuesto me pidieron una los otros dos.

Como me daba pereza tejer otras dos gallinas (se teje muy fácil, pero tienen su trabajillo y yo siempre ando con mil tareas "en cola"), decidí inventarme unos hijitos para esa mamá chiflada.


Los tres son, como todos los hermanos, diferentes, aunque con ese puntito en común. 





Aquí en las patas de mamá:


Espero que os hayan gustado, a mis chicos les han encantado y dicen que son uno cada uno, aunque eso... ¿en qué lugar me deja a mí? jajaja





Tengo varias cosas para enseñar por aquí, así que ¡hasta pronto!
Bárbara

6 de junio de 2020

Desafío con Handbox y Tintes Iberia

Hace unas semanas me apunté al desafío planteado por Handbox en colaboración con Tintes Iberia y estoy super agradecida de haber sido una de las seleccionadas para llevarlo a cabo. Se trata del #desafiotintesiberia.

Me llegaron a casa tres cajitas de tinte: violeta, rosa y azul celeste, además de un bote de detergente Norit. Además el proyecto más creativo tendrá premio!


En seguida me puse manos a la obra. No tenía experiencia tiñendo, por lo que decidí hacer varias cosas y probar distintas técnicas. Éste ha sido el resultado, espero que os guste, a mí me ha encantado hacerlo, y me ha abierto un universo infinito de posibilidades. 



Como os decía, nunca había teñido así que lo primero fue ver un par de tutoriales en internet y, sobre todo, leer bien las instrucciones que vienen en cada cajita, que están muy bien explicadas. Se puede teñir a máquina o a mano. Yo los tres proyectos los he teñido a mano.

En cada cajita vienen dos sobres de tinte y un envase con producto fijador. Apenas se necesita nada más, un poco de sal, guantes y un recipiente.



El bolsito azul está hecho a partir de una sábana blanca que no utilizaba (ésto de los tintes es perfecto para dar segundas oportunidades a cosas que creías que ya nunca usarías). Recorté varias tiras de tela y fui tiñéndolas con distinta intensidad para conseguir ese efecto como degradado. Para el azul más oscuro utilicé un sobre entero de los dos que vienen. Para los otros tres tonos, puse un poco más de tinte al teñir cada tira de tela, empezando por una simple cucharadita para la tira más clarita.


La verdad es que el efecto es muy bonito y, además, tiene la ventaja de poder ir jugando con el tono hasta alcanzar el que exactamente quieres. Ésto es muy práctico en costura, sobre todo para quienes nos gusta jugar mucho con la combinación de telas. A veces dar con el tono que buscas es complicado, y con el tinte lo veo mucho más factible.

La mochila (que tiene varias novias, aunque ya hay una elegida) está hecha a partir de una camiseta blanca de algodón que se me había quedado un poco feúcha. En esta ocasión seguí la técnica del tie-dye. Para esta técnica vienen bien también un aplicador (o varios si se quiere utilizar más de un color o tono) y unas gomitas. 


En youtube hay muchos tutoriales sobre los distintos plegados o nudos para conseguir estampados tan originales como éste:


También teñí en liso un trozo de tela para las trabillas y la jareta.



Y con los retales de la sábana, otro tie-dye (me ha encantado esta técnica y estoy deseando poner a los niños a teñir así, sé que les va a encantar). En este caso un fular con unas borlas en las puntas.




Está mal que yo lo diga, pero ha quedado ESPECTACULAR. Ahora solo quiero que vuelva el fresquito para estrenarlo :)

En fin, que me ha encantado el #desafiotintesiberia. He disfrutado muchísimo y me ha parecido fácil, cómodo, mucho más limpio de lo que esperaba y todo un descubrimiento ésto de los tintes. Solo me queda agradecer a Handbox y a Tintes Iberia que me eligieran y dejaros con unas cuantas fotos más. 









 ¡Hasta pronto!
Bárbara

25 de mayo de 2020

Día de África

Un 25 de mayo nació la que hoy conocemos como Unión Africana, la única asociación a la que pertenecen los 55 Estados del continente. Es por ello que el 25 de mayo se considera el Día de África y así se celebra por todo el mundo.




Bárbara

20 de abril de 2020

Bolso bandolera

Este bolso bandolera lo he cosido con una tela que encontré hace años en una Feria Creativa. No recuerdo qué tenía en mente cuando la compré, pero debía ser algo GRANDE, a juzgar por la cantidad que me llevé. Eso, unido a que tiene 1,50 de ancho... ¡lo que me va dando de si! Y ojo que aún me queda...

Tenía muchas ganas de hacerme un bolso con esta forma, así "doblado". 


Desdoblado mide más o menos lo que un folio.


Como estamos en pleno confinamiento, tengo que aprovechar materiales que tengo por casa. La suerte ha sido haber guardado ese asa, que le va perfecta, de un bolso que se me rompió hace tiempo. Vamos, que si la llega a buscar a posta, no la encuentro mejor. Hasta tenía una cremallera granate. Hay veces que se pone todo de cara :) 



Aún no lo he estrenado, lo reservo para cuando acabe la pandemia y así tener algo bonito que estrenar al salir a celebrarlo.


Espero que os haya gustado.
¡Hasta pronto!
Bárbara

19 de abril de 2020

Leopold & Marceline

Estos dos microcuentos los publiqué hace tiempo en Instagram.


Bárbara

28 de marzo de 2020

La Princesa y el Guisante

Como ésto de los cuentos me resulta muy inspirador, me he animado a hacer otro #undiydecuento para el reto planteado por las chicas de Handbox.

En este caso he dejado de lado los ratones, y me he volcado en una princesa. Una princesa tan fina y tan delicada, que no pudo dormir por culpa de un diminuto guisante.


Me ha costado hacerlo, tiene bastante trabajo, pero el resultado sin duda ha merecido la pena.

La camita está hecha con madera de contrachapado. Aquí mención especial al señor Puntadas, que coser no cose ni un botón, pero es un hacha con la segueta y siempre se presta a echarme un cable.

Los "boliches" (quienes seáis de mi generación seguro que recordáis "La Bruja Novata" y el boliche de la cama) son  abalorios de cuando me dio por hacer pendientes. Todo debidamente pintado con detalle. 




Tiene su almohadita y su manta, por supuesto.

¿Pero qué sería del cuento de la Princesa y el guisante sin su pila de colchones?


Los colchones me han venido genial para aprovechar retalitos, y de relleno he utilizado un cojín de silla normal que tenía ya desahuciado porque estaba muy feucho. Lo desmonté y aproveché la espuma del interior.


A los pies de la cama he puesto, como veis, una alfombrita y unas zapatillas diminutas. Éstas están hechas con fieltro, y la alfombra tejida en un telar de cartón (los flecos mejorables, lo se).


La princesa está hecha a ganchillo, salvo el vestido y la corona. He improvisado con ella sin seguir ningún patrón.







Espero que os haya gustado. A mi me ha encantado participar en este reto.

¡Hasta pronto!

Bárbara

5 de marzo de 2020

La Ratita Presumida

Hace unos días vi en Instagram el nuevo reto que nos planteaban las chicas de Handbox: Hacer un DIY de cuento #undiydecuento.

Con lo que me gustan los ratones y sus mundos pequeñitos, en seguida tuve claro qué haría: una escenita del cuento "La Ratita Presumida". 

Y éste es el resultado...


"Tralarararita, barro mi casita"...


Está todo hecho a mano, salvo la moneda, claro, que es una moneda alemana antigua real. 

La pared y el suelo están hechos con planchas de porexpan (corcho blanco). La pared lleva una capa de masilla tipo acuaplast, no muy pulida, quería que tuviera ese aspecto entre rústico y un poco vejete. De ahí también los desconchones, que están tallados con soldador en el propio porexpan.




El felpudo me encanta, está tejido en un minitelar con cuerda, creo que ha quedado super realista.




Puerta y ventana están hechas con palitos de madera. Y el pomo y bisagras son cuentas que aún conservo de la época que me dio por hacer pendientes.





El suelo es de lo que más me gusta, son trocitos recortados del cartón de los huevos, pintados con una esponjita de maquillaje, en lugar de a pincel.


Y nuestra protagonista, ¿qué voy a decir yo? Me parece una monada. Soy feliz creando ratones. 


Espero que os haya gustado este #undiydecuento . A mí me ha encantado hacerlo!
Hasta pronto, y gracias a Handbox por la iniciativa!

Bárbara